¿Cómo manejar la salinidad del suelo?

Cómo manejar la salinidad del suelo

En este artículo de nuestro blog te contamos cómo manejar la salinidad del suelo y porqué es tan importante.

Si quieres que tu cosecha sea productiva, el primer paso es preparar el terreno aportando nutrientes de baja salinidad. El desarrollo de las raíces será clave en el crecimiento de la planta y en su productividad. Y a veces, una elevada salinidad puede hacer que el cultivo se eche a perder.

Conoce la función del pH en el cultivo

¿Cómo afecta la salinidad del suelo a tu cultivo?

La salinidad es la cantidad proporcional de sales que contiene la solución del suelo que entra en contacto con el sistema radicular.

Esta salinidad se encuentra influenciada por la salinidad del agua de riego y del suelo, por el sistema de riego empleado, la fertilización y la evapotranspiración a la que se somete el cultivo.

La salinidad se mide a través de la determinación de la capacidad de la solución del suelo de conducir la electricidad. Esta aumenta a medida que aumenta la concentración de sales.

Prácticas para reducir los niveles de salinidad

Existen algunas prácticas que pueden ayudarte a reducir la salinidad del suelo. Nosotros te recomendamos las siguientes:

Riego de lavado antes de plantar

Antes de la siembra, procura aplicar una cantidad extra de agua a tu terreno. No se trata de un riego normal, sino de regar con una cantidad de agua mayor a lo normal.

Al hacer un riego de lavado estaremos facilitando la transpiración del suelo.

Utiliza agua de buena calidad en tu cultivo

El agua y la calidad de la misma puede cambiar según la época del año. Las sales del agua cambian según la cantidad de minerales que contenga como consecuencia de la erosión de las rocas, entre otros factores.

Analizar el agua de riego cada temporada te ayudará a controlar mejor la cantidad de minerales que recibe tu cultivo y podrás saber si necesitan un aporte extra mayor o menor de estos.

Un buen drenaje del terreno

El drenaje del suelo de cultivo dependerá de la cantidad de aire que se filtre. Por ejemplo, los suelos más arenosos drenan más rápidamente. Por lo que este suelo puede tener dificultades para retener la humedad y los nutrientes.

Si el suelo es arcilloso, el drenaje será menor, pero suelen acumular mucha agua. Por lo que las raíces pueden tener dificultades para acceder a los nutrientes.

Cuida la cantidad de agua que necesita y recibe tu cultivo

La cantidad de riego debe ser siempre la adecuada. Para saber qué cantidad de agua necesita tu cultivo deberás valorar las condiciones del suelo y las fases de crecimiento de las plantas.

Controla los intervalos de riego. Cuando son poco frecuentes y largos, pueden lavar las sales propias del terreno.

Por otro lado, no olvides que la limpieza del sistema de goteo también es importante. Existen productos para limpiar la red de goteo

Incorpora extractos vegetales al cultivo

Los extractos vegetales pueden mejorar la estructuración del suelo; regular el estrés salino y fomentar la movilización de los nutrientes.

Conclusión: La importancia de manejar la salinidad del suelo

Saber cómo manejar la salinidad del suelo te ayudará a evitar que las raíces de la planta tengan problemas para absorber el agua y todos los nutrientes que necesita para su desarrollo.

En nuestra tienda de fertilizantes online encontrarás todo lo que tu cultivo necesita. Contacta con nosotros para conocer nuestros fertilizantes y abonos a medida.

Comparte:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Tabla de Contenidos
NUESTROS AGENTES COMERCIALES ESTÁN PARA AYUDARTE
Artículos relacionados