Cómo medir y saber si el pH del suelo es el correcto

Cómo medir y saber si el pH del suelo es el correcto

La medición del pH del suelo es un aspecto esencial en la gestión agrícola, ya que proporciona información esencial sobre la acidez o alcalinidad de la tierra. Este dato no solo permite detectar desequilibrios de elementos, sino que también influye en la salud general del suelo y, por ende, en el rendimiento de los cultivos. En este artículo, exploraremos qué es el pH del suelo, por qué es tan importante conocerlo y cómo realizar mediciones precisas antes de aplicar fertilizantes y abonos.

Lectura sugerida: Cómo medir los nutrientes del suelo para saber qué fertilizante usar

¿Qué es el pH del suelo y por qué es importante?

El pH del suelo se define como la cantidad de iones de hidrógeno libres presentes en el sustrato, expresado en una escala que varía de 0 a 14. En esta escala:

  • Ácido: Rango hasta 6.5.
  • Neutro: Valor de 7.
  • Básico o alcalino: A partir de 7.5.

Este indicador es crucial para comprender la salud del suelo y determinar la idoneidad para plantar con éxito diferentes cultivos. Puesto que el pH influye en diversas reacciones químicas, tanto de organismos vivos como de elementos inorgánicos en el suelo. Además, condiciona el estado de las plantas que crecen en ese suelo.

Los microorganismos presentes en el suelo tienen niveles óptimos de pH, y su bienestar depende directamente de este factor. Las plantas también muestran preferencias por ciertos niveles de pH; algunas prosperan en suelos ácidos (acidófilas), mientras que otras prefieren suelos alcalinos (basófilas).

Posibles problemas con el pH del suelo

El pH del suelo condiciona el tipo de plantas que mejor se adaptan a cada espacio. Plantar cultivos en un rango de pH inadecuado puede resultar ineficaz o incluso perjudicial. Existen rangos de tolerancia para las especies vegetales, lo que significa que pueden sobrevivir solo en ciertos valores de pH.

Además, el pH del suelo afecta la absorción de nutrientes por las plantas. En suelos con determinados valores de pH, algunos elementos esenciales pueden volverse menos accesibles para las plantas. Por ejemplo, en suelos calcáreos, el hierro puede quedar retenido, dificultando su absorción.

¿Cómo medir el pH del sustrato?

La medición del pH del suelo es un proceso que puede realizarse con varios métodos. Uno de los más comunes es el siguiente:

  1. Tomar una muestra de tierra que previamente haya sido secada a 40°C.
  2. Tamizar la muestra con un tamiz de 2 mm.
  3. Pesar 20 g de tierra.
  4. Añadir la muestra a un vaso de precipitados junto a 50 ml de agua destilada.
  5. Agitar la mezcla durante 2 minutos.
  6. Dejar reposar la mezcla durante 15 minutos.
  7. Medir el pH en el sobrenadante, utilizando tiras indicadoras o medidores eléctricos de pH.

También se pueden utilizar análisis de bolsillo para mediciones de pH más rápidas.

Cómo modificar el Ph de la tierra

Modificar el pH del suelo es una práctica común para ajustar este valor a las necesidades específicas de ciertos cultivos. Ya sea necesario subir o bajar el pH, existen distintas estrategias para lograrlo:

1. Sulfato de aluminio:

  • Descripción: Para reducir el pH del suelo, una opción común es agregar sulfato de aluminio. Esto tiene efectos inmediatos en la acidez o alcalinidad del suelo.
  • Aplicación: Añadir el sulfato de aluminio al suelo en cantidades adecuadas es crucial. El exceso puede aumentar drásticamente la acidez, volviéndolo inapropiado para el cultivo.

2. Azufre o materia orgánica:

  • Descripción: En horticultura, especialmente al iniciar un huerto, es preferible reducir el pH de la tierra gradualmente utilizando azufre o materia orgánica.
  • Aplicación: Requiere planificación, ya que toma varios meses en surtir efecto. Usualmente, se aplica medio kilo a un kilo de azufre por metro cuadrado y se mide el pH nuevamente después de 3 a 6 meses. Si es necesario, se puede repetir al año siguiente.

3. Caliza molida:

  • Descripción: Para aumentar el pH del suelo, se utiliza comúnmente caliza molida, que se mezcla con el suelo de manera uniforme.
  • Aplicación: Esparcir caliza molida en el suelo y asegurarse de integrarla adecuadamente.

4. Agua rica en cal:

  • Descripción: Otra forma de elevar el pH, a veces de manera inadvertida, es regar con agua dura o rica en cal, como la del grifo en algunos lugares.
  • Aplicación: El riego con agua rica en cal, de uso frecuente y sencillo, puede aumentar gradualmente el pH del suelo.

5. Materia orgánica ácida:

  • Descripción: La materia orgánica ácida, como la tierra rubia o el estiércol común, puede servir para acidificar y fertilizar el suelo.
  • Aplicación: Integrar estos materiales al suelo puede contribuir a la acidificación y mejorar la estructura del mismo.

En cualquier caso, es esencial realizar pruebas de pH periódicas para ajustar las prácticas según sea necesario. Además, se recomienda consultar con expertos locales o realizar análisis de suelo para obtener recomendaciones precisas antes de realizar cambios significativos.

Conclusión

En resumen, medir el pH es fundamental para comprender la disponibilidad de nutrientes en la tierra y determinar qué plantas son más apropiadas para un área específica. La acidez o alcalinidad del suelo influye directamente en el desarrollo de los cultivos. Tanto si realizas la medición por tu cuenta, como si contratas a una empresa especializada, conocer el pH de la tierra es una práctica esencial para una gestión agrícola efectiva.

En Nevian Fertilizantes, entendemos la importancia de este proceso, por lo que te ofrecemos abonos a medida, adaptados a las necesidades específicas de tu suelo. ¡Asegúrate de conocer tu pH antes de fertilizar para obtener unos resultados más óptimos!

Comparte:
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Tabla de Contenidos
NUESTROS AGENTES COMERCIALES ESTÁN PARA AYUDARTE
Artículos relacionados
Optimiza tu cultivo Fertirrigación

Optimiza tu cultivo: Fertirrigación

La fertirrigación ha revolucionado la forma en que los agricultores aplican nutrientes a sus cultivos. Esta práctica combina la fertilización con la irrigación, permitiendo una