¿Cómo afecta la sequía a la fertilización en agricultura?

¿Cómo afecta la sequía a la fertilización en agricultura

¿Te preguntas cómo afecta la sequía a la fertilización en agricultura? Desde Nevian Fertilizantes profundizamos en este tema.
La sequía y el cambio climático nos afectan a diario. Las embalses cada vez más vacíos, y los precios cada vez más elevados, son solo algunos de los muchos avisos que nos llegan constantemente de la importancia de proteger nuestro planeta. En este caso nos centramos en cómo afecta la sequía a la fertilización en agricultura.

Lectura sugerida: El estrés en las plantas – Guía para el agricultor

Sequía y agricultura

El cambio climático se refleja en los extremos de las condiciones climáticas de cada estación. Nos encontramos con primaveras y veranos secos, con inviernos de precipitaciones severas. Esto hace que el almacenamiento de agua suponga un reto, y que tengan que buscarse alternativas para evitar cómo afecta la sequía a la fertilización.

Por ejemplo, ¿Qué hacer cuando nos encontramos en una cuenca de agua vacía? Una opción es cambiar de fuente de agua de riego. Estas son las posibilidades:

  • Agua de lluvia. Esta es la fuente más utilizada de suministro. Al reusar este agua, los largos periodos de sequía pueden pasar de forma menos dañina. Sin embargo, el riesgo sigue ahí, y más aún cuando pasan varios meses de sequías. Además, el agua de lluvia es suave y puede requerir mayor uso de fertilizantes.
  • Agua del grifo. Este agua también se emplea para regar cultivos, pero tiene el riesgo de que lleva bicarbonato. Esto hace que el pH de este agua sea alto, lo que requiere que sea acidificada.
  • Agua de drenaje. El agua de drenaje proviene de la acumulación de agua en suelos y posterior evacuación a través de sistemas de drenaje agrícola. Este agua es potencialmente rica en nutrientes. Pero requiere de monitoreo y ajuste para evitar problemas de salinidad.
  • Agua de superficie. El agua de superficie proviene de fuentes como ríos, lagos, embalses o canales. Se utiliza para el riego directo o se almacena para uso futuro. En épocas de sequía, existe la posibilidad de tener un aumento de contenido de sal en el agua.
  • Agua de osmosis. El agua de osmosis es aquella que ha pasado por un proceso de purificación mediante ósmosis inversa, eliminando impurezas y sales. Eso supone que su uso en agricultura suponga un aumento del uso de fertilizantes.

¿Qué fuente de agua usar para evitar los efectos de la sequía en la fertilización?

Cada fuente de agua tiene sus propias características y requisitos de manejo. La elección de la fuente de agua dependerá de la disponibilidad local, la calidad del agua requerida para el cultivo específico y la infraestructura disponible para la captación y distribución del agua de riego. Además, es esencial realizar análisis de agua periódicos para garantizar un riego eficiente y evitar problemas de salinidad o contaminación. Es importante ajustar los programas de fertilización.

Cómo afecta la sequía a la fertilización y fertilidad de los suelos

La relación entre la sequía y la fertilidad del suelo es un tema complejo que involucra diversos factores. Según el Profesor Pablo Prystupa, de la Cátedra de Fertilidad y Fertilizantes de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (FAUBA), la sequía puede tener efectos tanto negativos como positivos en la fertilidad del suelo y la disponibilidad de nutrientes para los cultivos.

En términos de disponibilidad de nutrientes, la sequía puede tener un impacto positivo, especialmente en el caso del nitrógeno. Durante la sequía, los cultivos experimentan un crecimiento limitado y, como resultado, no absorben todo el nitrato presente en el suelo.

En condiciones normales, el nitrato no absorbido puede perderse por lixiviación o lavado durante las lluvias. Sin embargo, en años de sequía, la falta de lluvias impide este lavado, lo que lleva a que el nitrato no absorbido permanezca en el suelo hasta el siguiente ciclo de cultivo. Análisis recientes de suelo han revelado niveles significativamente altos de nitrógeno, hasta 120 o 140 kg por hectárea, en comparación con los 40 o 50 kg por hectárea típicos para esa época del año.

En cuanto a qué cultivos podrían beneficiarse más de esta situación, los cereales de invierno pueden experimentar mayores beneficios dada la acumulación de nitrógeno disponible. Sin embargo, el impacto en los cultivos de verano dependerá de las condiciones de lluvia durante la primavera. Si hay lluvias significativas, el nitrato acumulado puede perderse por lixiviación, reduciendo su utilidad para los cultivos de verano.

Conclusión

Ahora que ya hemos hablado de cómo afecta la sequía a la fertilización en agricultura, recomendamos realizar análisis del suelo antes de tomar decisiones sobre la fertilización. Si se confirma una acumulación de nitratos, podría ser necesario reducir las dosis de fertilizantes nitrogenados. La variabilidad en las condiciones de sequía entre regiones y campos hace que sea esencial evaluar cada situación de manera individual antes de ajustar las prácticas de fertilización.

Comparte:
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Tabla de Contenidos
NUESTROS AGENTES COMERCIALES ESTÁN PARA AYUDARTE
Artículos relacionados
Optimiza tu cultivo Fertirrigación

Optimiza tu cultivo: Fertirrigación

La fertirrigación ha revolucionado la forma en que los agricultores aplican nutrientes a sus cultivos. Esta práctica combina la fertilización con la irrigación, permitiendo una